CÁLIDAM Formación

Creatividad y Competencias Emocionales

Posts Tagged ‘ética empresarial’

Espacio para PENSAR: LECTURAS RESPONSABLES PARA (INTENTAR) SENTAR EL ESPÍRITU ANTE EL “BUEN GOBIERNO”.

Posted by calidam en 27 octubre, 2011

Por: Sergio García Vicente

Como libro de cabecera, recomiendo en general a tod@s la lectura y re-lectura del libro de Baltasar Gracián, “Oráculo manual y arte de prudencia”, obra que en los años noventa (del siglo XX) se convirtió en un libro de referencia para los directivos anglosajones y donde Gracián desarrolla sus aforismos, trescientos. Invito a su lectura en una época en la que el buen gobierno (podéis buscar “Transparency International” y su “Global Corruption Report”) y la ética empresarial, con la mejor transparencia posible, es un objetivo mejorable y por el que trabajar por y para la sociedad. Hace unas semanas en un debate con un excepcional amigo,  me recomendó fervientemente la lectura de Cicerón, “Las paradojas de los estoicos”.

Tras una ardua búsqueda encontré un ejemplar adecuado, en la versión del Profesor Julio Pimentel, que mantiene en la misma lectura las versiones en latín y en castellano, siendo fiel a la palabra e ideas de este gran orador romano del siglo I a.C.

No entraré a debatir sobre Marco Tulio Cicerón, entonces, aunque no puedo dejar de agradecerle que aproximara su obra al pueblo transmitiéndoles desde su visión, las cosas admirables que él consideraba, incluso intentando divertirlo, mostrando sus vertientes, retórica, filosófica y estilística en este libro concreto mediante seis paradojas: las paradojas I, V y VI trasladan un problema semántico-moral, la II valora la felicidad, la III nos sitúa entre el pecado y la virtud y, la IV, no siendo una paradoja estricta (situándonos en el texto que nos ha llegado) se lanza sobre uno de sus enemigos, Clodio, uno de los que exilió a Cicerón. Claramente el libro, en su estilo, no tiene desperdicio alguno.

En relación a la codicia, nos escribe párrafos como “ni se llena ni se sacia la sed de la codicia, y los que las tienen* se torturan no solo por el ansia de aumentarlas sino también por el miedo de perderlas” (*en referencia a “las sumas de dinero, las casas magníficas, las riquezas o los mandos”).

Otras frases que destaco y, a valorar en el contexto de la lectura, serían:

-          “El vivir bien y dichosamente no es otra cosa que el vivir honesta y rectamente”.

-          “¿Qué es, en efecto, la libertad? La potestad de vivir como quieras. ¿Quién, pues, vive como quiere si no es el que sigue lo recto, el que se goza con su deber, el que ha considerado y previsto una vía del vivir, el que ni siquiera a las leyes se somete por miedo sino que las sigue y respeta porque juzga que esto es lo más saludable”.

-          “¿Cuál de los dos, pues, es más rico, aquel a quien le falta o aquel a quien le sobra, el que necesita o el que está en la abundancia, aquel cuya propiedad cuanto mayor es más requiere para mantenerse o aquel cuyo bien se sostiene por sus propias fuerzas?

No se trata de tener más o menos o, no tener. No se valoran estas lecturas como “consuelo” por no tener (bienes materiales, permítanme). Simplemente y, seguramente, si personas, sobre todo aquellas que son responsables de personas y bienes materiales (empezando por los políticos) hubieran leído estas obras, deseando que lo hagan en su totalidad, seguramente les embargaría un espíritu de mayor moral o, se permitirían, plantearse dos y más veces, actitudes impropias de esta y, cualquier época.

Es una buena manera de empezar a aflorar “liquidez” que es la que parece que falta en este tiempo.

Este escrito es una reflexión.

Posted in Espacio para PENSAR | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.